Dita sea…..

Mascullaba mientra arrancaba el clavo de la cubierta de la Vespa. Era el tercer pinchazo en ¡una semana!.
Aparcado en la inhóspita cuneta comenzó el ritual de levantar el asiento, mover las palancas que liberan los cófanos….Que hartuna.
Cuando hubo terminado la tarea, sucio y sudado, maldijo su suerte otra vez…pero siguió su camino.
La cabeza ya no dejó de darle vueltas, un poco preocupado por si volvia a repetirse "la maldición". Una vez si que estuvo en grave peligro. Breves segundos se convirtieron en una eternidad entre la verticalidad y el puto asfalto: una grapa del tamaño del sable de  húsar traspasó la delgada cubierta de 10 pulgadas y el aire escapo de repente….Bandazos, miedo, mucho miedo por lo que a buen seguro podia pasar si su ángel de la guarda se había tomado vacaciones....

Anuncios

About serpdasfalt

Diseñador, grafista y dibujante. Enamorado de las motos y los scooters.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: